sábado, 29 de agosto de 2009

Kotti


Kottbusser Tor, Kotti, como lo conocen los berlineses, es probablemente uno de los rincones más feos de todo Berlín. Una rotonda terrible con edificios de corte setentero, llena de suciedad, punkies con perros y viejos borrachos. Siempre hay movimiento, día o noche, y es un lugar que a pesar de su fealdad me encanta. Es el principio de todas las cosas, el lugar por el que casi siempre hay que pasar para ir a cualquier parte, la esquina en la que uno se puede tropezar con un conocido o despedirse de un companero. Un rincón donde la vida fluye y Berlín se desvela como lo que es, una ciudad de contrastes en la que siempre hay hueco para tí. 

Me subo a una terraza donde sirven mezcal y escuchan salsa y la contemplo desde lo alto una noche de verano sin frío. Desde arriba la ciudad, como la existencia misma, parece abarcable y absurda. Lanzo preguntas al aire que nadie contesta y me hundo en reflexiones regadas con cerveza. De repente ha pasado tanto tiempo que ya no recuerdo donde quedó Madrid ni que María fue la que llegó a esta ciudad por primera vez hace ya ocho veranos.  De repente la vida entera consiste en brindar con amigos y observar como devoran los vagones amarillos, tan feos y horteras como el propio Kotti, las hordas de jóvenes que llenan los ándenes a esas horas de la noche.

Una vez más pienso en las vidas posibles, en los amantes que se escaparon de mi cama, en los rincones en los que imaginé besos que nunca di, en las rutinas de la ciudad del muro que nunca convertí en monotonía y me da por pensar que la vida es como el propio Kotti: un lugar feo que sin embargo uno no puede dejar de mirar embelesado.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida señorita a Rayas.

La vida es un sitio feo si nos empeñamos en que así sea. Tú estas hecha para estar llena de alegría y mirar la vida de otra manera.

No se te olvide.

Un saludo

Gemma dijo...

Esas reflexiones a mitad de camino, en la bifurcación que supone siempre el mes de septiembre, resultan imprescindibles para entender lo vivido... Lo que tenemos que seguir viviendo...

Un besazo

Anónimo dijo...

TOSABU aparece:
¿Cómo que la vida es fea?
Hay que mirar a las pequeñas cosas de cada día para ver el encanto que tiene,por ejemplo pasar una tarde contigo y llenarme de la alegría que expandes alrededor.
Un besazo.

ANABEL dijo...

No creo que sea un lugar tan feo, al menos no siempre, en lo que sí coincido contigo es que uno no puede dejar de mirarlo, y sobre todo no debe dejar de disfrutar de ella (con cervecita incluída).
Muacc

Clara dijo...

María a Rayaaaaas!!FELICIDADEEEEES!!!

Desearte un añito, por lo menos por lo menos tan bueno como el anterior.
Nosotros nos conformamos con que nos sigas deleitando igual.

Un beso.

BatMar dijo...

Eso iba a decir yo, pero se me adelantó Clara... FELICIDADES PRIMAAAAA!

Espero que leas esto, que la economía está muy mal y mi móvil muy lejos... (y tú más aún).

Un besote!

Anónimo dijo...

FELICIDADES OTRA VEZ PRIMAAAAA!! me hacia ilusion felicitarte por aqui. Un saludo de parte de los de Valdelagua.
P.D.: la abuelina dice que te quiere mucho y que tiene ganas de darte un besazo y dejarte sin cara jejej

ETDN dijo...

¡Nuevo look en el blog!

Para empezar el año. Recordaba que tu cumple era por estas fechas, aunque no estaba segura del día.

¡MUCHAS FELICIDADES, María viajera!

besotes y disfruta allá donde estés.

NáN dijo...

Pues por lo visto hay que felicitarte por un año más. Sea.

Lo feo forma parte del metro, que es el más democrático de los transportes. Un acarreador de gentes que no se mueven individualmente encerradas en artefactos horrorosos (y también son feas y además en los semáforos se hurgan la nariz con el dedo). Yo no podría prescindir de él, ni de esas gentes que sin que ellas lo sepan, siento cercanas.

Eso sí, sigue sonriendo que das alegría, que también es buena.

María a rayas dijo...

gracias a todos por las felicitaciones...y sin entrar en debate sobre la belleza o no de la vida...hombre chicos...un poco fea sí que es, a pesar de que esté llena de cosas bellas...una cosa no quita la otra...

pero como dice Anabel...con cerveza entra mejor...

un abrazo!

María a rayas dijo...

ETDN, ¿qué te parece el cambio de look? No lo tenía muy claro...pero me apetecía cambiarlo un poco...

beso!

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas