martes, 28 de octubre de 2008

Olvido

El cielo se nos cae encima pero yo miro hacia otro lado y te espero en el bar de la esquina. En la tele gritan y detrás de la barra también. No sé si tomarme otro café o pasar directamente a la cerveza y tomarme un pincho de tortilla, o algo. Siempre fuiste muy poco puntual pero aunque tarde, llegas.

Llegas y la lluvia se me mete dentro y me siento muy viejo y muy cansado y muy solo. Hace cuánto tiempo que no nos vemos, hace cuántos kilómetros que nos perdimos.
Muchos.

Te va bien, me va bien. Sonrío. Sonríes.
Y a ninguno se le ocurre pensar en las cosas que debimos haber hecho y no hicimos.

Es bonito verte, es bonito.
Y ambos damos un sorbo a la cerveza fría para ahogar el silencio.

Al despedirte me abrazas y siento como se escurren los días que no volverán por el cuello de tu camisa. Una vez fuera observo el cielo que se nos cae encima y trato de recordarnos tal y cómo éramos entonces.

Pero ya no lo consigo.


11 comentarios:

RGAlmazán dijo...

¡Qué puñetera! Me has emocionado. Una historia de amor preciosa y que puede trasladarse a cualquier vida.
Leerte oyendo la música lo ha hecho más emotivo. Tal como éramos, ya no somos.
Un beso.

Salud y República

Mega dijo...

El cariño que nos despierta el pasado rezuma tristeza siempre. ¿No se le llamaba a eso 'nostalgia'?

Besos

brujaroja dijo...

Jo, qué bonito. He sentido hasta el sabor de la cerveza en la boca, tan amargo como el reencuentro...
Gracias por seguir escribiendo y ponerle belleza a los días que a veces me ahogan...

aroa dijo...

aaaaaaay
lo malo que tiene conocerte (malo entrecomillado) es que una te lee y empieza: de quién habla, de quién...

seguro que no recuerda el personajillo del post aquellos tiempos, si lo bueno se tiende a grabar muy bien.... o tal vez, es la formA de superarlo...
sí, creo

ANABEL dijo...

¡Que bonito lo cuentas todo siempre!. Un beso de esta rendida admiradora.

Señor-ina dijo...

ayys marcelilla ayer tuve una llamada de 45 minutos que me recordó a eso... a un... seguro que hoy estas guapa, muy guapa. Como si me abrazara y se escurrieran todos esos días... esos que no fueron... yo al menos sigo recordándolo tal y como era entonces... aún no ha llgado el olvido... y eso deja siempre un miligramo de ilusión...

Anita dijo...

Esos encuentros que extraña sensación provocan... Ainsss, me viene a la mente el nuevo término "tristalgia". Muy bien contado, como siempre.

(Por cierto, la foto tb muy chula)

Muakk

María a rayas dijo...

Brujaroja, ya sabes que me gusta mucho verte por aquí asomada, saber de tí...y si encima me dices que eso te ayuda a sobrellevar los días malos, pues mira...mucho mejor...ánimo y un abrazo!!

Rafa, de eso se trataba, de que la música, también, nos pusiera un poco nostálgicos (es cursi la Streisand, sí, pero esa película es tan bonitaaaa;)

Mega, no sé por qué nos empeñamos en que nos duela el pasado. Aunque a mi me parece que a este tipo más que el pasado, le duele el presente y darse cuenta de repente de que el tiempo pasó sin darse cuenta.

Jar, obviando tu comentario de "lo malo de conocerme" (jijiji) yo creo que hay cosas que no es que se olviden, es que dejan de recordarse y tratar de volver así, de repente, cuesta. No sale de primeras...

Anabel, gracias por el cumplido...(me pongo coloraaaá)

Señor_ina...ya sabes cual es mi teoría...las vidas posibles..esas son las que más duelen...

besos para todos!!!

PD:me voy de concierto, a ver a Xoel que dice que se separa de Deluxe, osea de si mismo...un lío...

María a rayas dijo...

Anita...que nos cruzamos...
tristalgia si...vamos a tener que escribir a la RAE para que la incluya ...

¿de todas formas hay nostalgia alegre?

Álvaro Dorian Grey dijo...

Con esta música, el escrito y el cielo gris de este Madrid encapotado.... insssss
Saludos y salud

elchicoquequeriaserbreteastonellis dijo...

Sencillamente precioso. Un beso. Guille

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas