lunes, 6 de octubre de 2008

Perros...

Si te digo que te quiero entonces tú no me dirás nada. Agacharás la cabeza y pondrás cara de no haberme escuchado, y seguirás hablando de la gente que tiene perros escondidos en pisos de 40 metros cuadrados. Yo olvidaré lo dicho y comentaré que es verdad, que no hay derecho a que obliguemos a los animales a quedarse en casas oscuras todo el día, solos, a la espera de un par de paseos diarios, uno muy pronto por la mañana y otro muy tarde de noche. Pero me rondarán esas palabras durante todo el día y cuando regrese a casa, después de un largo día de oficina, y tú me estés esperando me darán ganas de volver a decírtelas.

Saldremos entonces a dar un largo paseo. Yo te contaré mi día y tú me contarás el tuyo. Cenaremos en algún lugar de comida rápida y al volver a casa pondré de nuevo el despertador. Por la mañana caminaremos juntos hacia la boca de metro. Tú cogerás la línea 5 y yo la 10.

Entonces, sentada en el metro, sabiendo que no volveré a verte hasta el paseo de la noche, sabré que si te digo que te quiero tú no dirás nada, pero los dos estaremos pensando en perros.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Todo el mundo se merece un te quiero, o al menos otra respuesta distinta que la del que no quiere escuchar.


Pobres perros... Menos mal que hay alguien que piensa en ellos.

elshowdefusa dijo...

Bueno, eso es un buen principio, pensar en lo mismo. Algún día cuando le hables de perros, los dos estaréis pensando en tequieros. ¿No? Por ejemplo.

aroa dijo...

vendrá de ahí lo de echarse el perro? o tirarse el perro, cómo era maríiiiiilla?

Mega dijo...

¿Vida de perros?

¿Perra vida?

Pues yo no lo veo un mal síntoma...
Besote

María a rayas dijo...

justo Mega, diste en el clavo...vida de perros con paseo matutino y nocturno...
y palabras de amor no dichas
¿no es mal síntoma?

pensar te quieros y no decirlos es poco más o menos (o peor) que decirlos y no pensarlos...
así que mejor hablar de perros, no?

ay me estoy haciendo un lío...

un beso a todos

Mega dijo...

Bueno, decir "te quiero" por primera vez siempre resulta de lo más inoportuno, ¿no crees?, de ahí que la reacción del otro de ponerse a hablar de perros me parezca de lo más comprometedora (además de inoportuna y divertida). Quiero decir (ya veo que también yo me lío...) que las primeras reacciones también suelen ser de lo más inoportunas... ;-)

¿Sí?

Anónimo dijo...

Pues creo que si es mal sintoma.

En esta vida en el que todo el mundo lleva una mascara en la que se escuda para que no le hagan daño, debería premiarse a los valientes que se atreven a quitarsela con algo más que la cara de no haber escuchado.

En fin, si, mejor pensar en perros.

Mega dijo...

Bueno, Anónimo, servidora leyó el relato en clave de humor. A lo mejor, no lo sabemos, quien recibe esas palabras de amor necesita su tiempo para digerirlas y, sólo entonces, aceptarlas (o no), pero incluso para eso se necesita tiempo... Creo. De ahí en parte que la vida sea tan perra, vamos.

Saludos nada anónimos

María a rayas dijo...

si, el relato era en clave de humor (irónico pero humor), por un lado la incapacidad de comunicarnos o de decir lo que pensamos y por otro la vida terrible de oficina+grandes ciudades que reduce nuestra "vida" (fuera de lo laboral) a micro paseos diario/nocturno...
de ahi lo de los perros...

¿fin de la polémica?

anónimo..se tú también valiente y quítate la máscara...y hablemos de perros o de lo que surja...

un abrazo a ambos!!

Mega dijo...

Abrazada me considero. Abrázote también yo. ;-P

Adriana dijo...

Me he sentido identificada, pasate por mi blog yleeras algo que quizás comprendas "por qué" me siento identificada jijij ;-)
Salu2

Anónimo dijo...

No creo que haya polémica, al menos no era lo que buscaba.

Eso si, se agradece el abrazo conciliador y al recibir el tuyo le mando otro a Mega.

Lo de quitarme la mascara, ya he dado el primer paso, el resto es cuestión de tiempo. Aún así, un nombre es lo menos relevante, lo que importa son los actos de las personas.

Mega dijo...

Gracias, Anónimo, por tu abrazo tan conciliador.

¡Ánimo y sigue así!

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas