jueves, 9 de octubre de 2008

polvo efectivo

Ni el pobre sofá que aguantó estoicamente los movimientos obscenos de él, ni las paredes en las que retumbaron los gemidos de ella, ni ninguno de los implicados podía siquiera imaginarlo.

Pero cuando el medico anunció el embarazo...
ni al sofá,
ni a las paredes,
ni a ninguno de los implicados...

...les pilló por sorpresa.

13 comentarios:

Adriana dijo...

Jejejeje muy bueno este texto MUY BUENO!

aroa dijo...

halaa... yo también he puesto el cuentín...
jiji

marisofás

ANABEL dijo...

Muy bueno, y tan real, que lo mismo a alguno le da algo cuando lo lea. Y piensa que de un polvo, pueden venir no sólo uno sino dos ¡ja!.
Besitos

Señor-ina dijo...

o tres... si lo haces con ganas, incluso cuatro o cinco... jajaja ;)

Anita dijo...

Vamos.., que muy de sorpresa no les cayó, no??jajaja

Muakk

Avan dijo...

Aysss, pobre chico

Anónimo dijo...

^_^

María a rayas dijo...

avan...cómo que pobre chico!!!!!!!!!!
(tampoco sabemos si es un chico o un hombre madurito, poca información sobre los implicados tenemos más que que saben hacer el amor con ganas) yo diría pobre ella, que es la que va a estar 9 meses experimentando cambios y más cambios (y ganas de vomitar y todas esas cosas maravillosas de los embarazos) así que de pobre él nada...

anabel...¿qué pasa? ¿qué hablas por experiencia con lo de que pueden venir de dos en dos?jijijiji...beso a tus gemelas...

adriana, bienvenida al vestido a rayas...

besos a todos (sentada en el sofá, o no...)

Pablo dijo...

Porque lo veis como algo malo?? yo lo veo asi, una mujer, con problemas de fertilidad, llega su novio a casa y lo hacen con tantas ganas que se queda embarazada!!! una historia realmente bonita. . si señor. . al fin tiene lo que quiere!
Adios adios!!

María dijo...

qué razón tienes Pablo, es una historia bonita con un final feliz...

un beso y bienvenido al vestido a rayas...

Alberto dijo...

Hola. Pasaba por aquí, y... En fin, me ha gustado este texto. Supongo que de esos polvos surgirían unos lodos...

Saludos...

María a rayas dijo...

pues anda que...cómo dejarían entonces el salón...hecho una pena!!!

bienvenido al vestido a rayas, Alberto.

un abrazo

Anónimo dijo...

A mi me paso algo casi igual
jajaja
Saludos maria
te saluda Valeria de chile
:)

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas