jueves, 11 de diciembre de 2008

negro renegro



Últimamente pienso mucho en Sekou e Ismaila. En sus ojos negros renegros, en su piel oscura como la noche, en su sonrisa llena de agradecimiento, de vida, de esperanza. Cómo casi todos han llegado aquí con una historia a cuestas que no siempre cuentan y vienen a clase con un cuaderno bajo el brazo, con la clara convicción de que cuanto mejor hablen español y mejor puedan entenderlo, más fácil les será encontrar un trabajo, encontrar un lugar en esta sociedad que les arrincona.

Hace un par de semanas Sekou e Ismaila me dijeron que no vendrían a clase en una temporada, que habían decidido marcharse a Jaén a recoger aceituna. No hay trabajo en Madrid, me dijeron con una sonrisa. No es que tuvieran un especial interés en dejar esta ciudad hostil y marcharse al campo traicionero, pero no veían otra oportunidad. Así que se iban contentos a trabajar.

Ahora les busco con la mirada inquietante en las fotos de los periódicos, en los reportajes de la tele. Pero no les encuentro. Me pregunto si estarán bien, si dormirán en la calle, si vagarán sin rumbo por las calles de Jaén. Lo pienso bajando Gran Vía, atiborrada de luces brillantes, atiborrada de personas repletas de bolsas, atiborrada de coches devorando gasolina.

Así que esto es la crisis, me pregunto, y se me rompe el alma...

10 comentarios:

Álvaro Dorian Grey dijo...

Uff... que buena pregunta, ¿y esto es la crisis??
Saludos y salud

NáN dijo...

La crisis es, a los mejor, bolsas menos abultadas.

Lo de ellos es el Sistema, el empujón de la crisis, lo de todos los días y todos los tiempos.

(claro que cuando a nosotros nos sobra, algunos lo tienen más fácil).

Ayer leí en el periódico que las multinacionales están comprando grandes extensiones de tierra cultivable (en países hambrientos) para crear comida para Occidente, que la paga mejor. (Ya habíamos hecho lo mismo plantando plantas no para comer sino para biocombustibles).

Algunos (pocos) encontrarán trabajo mal pagado. La mayoría tendrá menos para comer. A eso los liberales le llaman mercado y aabar con la miseria.

Requetenegro, mi querida (peli)rroja amiga.

Danos también relatos de luz y de caminos.

RGAlmazán dijo...

NO tengo palabras. A mí también se me rompe el alma. Gracias.

Salud y República

Víctor González dijo...

Siempre habrá gente en la Gran Vía, la calle no puede con el flujo de paseantes, pero te aseguro que el valor medio de sus bolsas a descencido, y las luces son menos aunque ahora hay espejos para multiplicarlas tramposamente. En proporción inversa crece el desconsuelo de la pobreza colectiva, pero aún tenemos tanto que aprender en ese camino,delque ni imaginamos revueltas y cuestas pedregosas.
Gracias por acordarte de los que tienen menos, por ahí comienza la humanización más elemental.
Beso.

brujaroja dijo...

Por dura que sea la crisis, la solución siempre irá encaminada a que en este mundo del que formamos parte,se mantengan en la medida de lo posible los niveles de consumo. El resto (todos los Sekou y los Ismaila del mundo) no cuentan demasiado...
Qué asco.

Anita dijo...

Realmente nuestros problemas y crisis de todo tipo, comparados con tantas miles de personas como Sekou e Ismaila, se transforman en simples anécdotas sin importancia.

Muakk

FBlack dijo...

Bueno todos los años vienen por esta fecha muchisimos temporeros de todas las nacionalidades(sobre todo marroquies) y todos los años hay trabajo para todos...este año me temo que la "crisis" ha llegado tambien al olivar y que hay menos cosecha que otros años, por lo que no se si tus amigos podrán encontrar trabajo.
Si sales estos dias a la calle por jaén parece que se haya transformado por completo, está irreconocible y llena de inmigrantes la mayoría negritos y moritos con sus gorros de lana en la cabeza...en fin, que espero que al menos ellos encuentren trabajo.
Besos desde Jaén!

ANABEL dijo...

Fblack te dio la mejor respuesta de todos, al menos él podría verlos aunque fuera de repajilón, y así tranquilizarías.
La crisis, bufffff, qué será la crisis.

María a rayas dijo...

chicos, gracias a todos por vuestros comentarios...esto de la crisis es un tema recurrente del que no podemos escapar aunque queramos (aunque estemos hasta la coronilla de él)

y si Nán...tienes razón con lo de los relatos de luz...que últimamente el vestido a rayas está muy oscuro...(así que te he dejado uno lleno de frutitas de vivos colores...)

besos a todos

Mega dijo...

Pero hay que verlo y decirlo. Y tú lo haces muy bien.

Un abrazo grande gafapasta (que sepas que yo también soy gafapasta).
;-)

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas