viernes, 19 de diciembre de 2008

regresando

Tengo un billete de autobús sobre la mesa y un recorte de periódico sobre una exposición de tebeos durante la Guerra Civil en el Centro de Memoria Histórica de Salamanca. Planes y una vuelta a casa por Navidad no del todo cierta, puesto que mi casa no está en Salamanca pero mis padres ahora sí, y en entas fechas (en todas las fechas) el hogar está donde se encuentran las personas que quieres.

Algo se mueve en esta ciudad y se nota. Gente que va y que viene, encuentros y despedidas. Buscamos el hogar, volvemos. Frauke estará ya tomándose un café en la Oranien, recordando que lo de Madrid, por mucho que se queje, no es frío. Fran sobrevuela el espacio aéreo europeo cruzando los dedos para que las protestas griegas no le tengan retenido en el aeropuerto más tiempo del necesario. Paty agota sus últimas horas en La India. Lamelilla calculará el tiempo qué le queda para descubrir cuántos centímetros creció su sobrina en estos meses.

Y yo mientras pienso en maletas y en barras de turrón. En las luces horteras que este año se han colado en la plaza de Chueca, en la cola que día a día invade la Gran Vía junto al puesto de Doña Manolita, en qué ni siquiera sé cuando es el sorteo y en que no me importa.

Porque lo importante en estos días es tener un abrazo en el que perderse, uno de salida y uno de entrada (en este orden). Lo maravilloso es tener a alguien esperando, volver al hogar de las personas que quieres, recuperar momentos, recuperar esquinas y lugares, compartir cafés y charlas, dejar que el corazón se encienda y falten minutos, horas, días.

Que lo importante es volver, (parezco un anuncio de la DGT).
Aunque solo sea por Navidad y después con el año nuevo, otra vez las maletas y los aviones.

9 comentarios:

dewinter dijo...

Empiezo a bucear entre las olas de tu océano, y apenas acabo de llegar, la magia de tus palabras me ha envuelto, me ha hecho prisionera.
Tiempo no tengo, parece que la vida no me llega a tanto por conocer, pero espero recorrer una a una las entradas que has ido haciendo, con la esperanza de disfrutar la poesia que adivino tras de tí.
Enamoras con la palabra.
Rebeca

Mega dijo...

Felices fiestas para ti también.

Beso grande

RGAlmazán dijo...

Nuestro sitio está donde la gente que queremos. Sin duda.
Un beso y mis mejores deseos.

Salud y República

Carlos Felipe dijo...

Algunos somos extranjeros de muchos lugares. Demasiado tiempo fuera. Todo cambia pero todo se recuerda...
Qué sensación la de recordar lugares, mesas, bares y amistades. Algunas caducan, no podemos hacer nada. Pero otras permanecen, siguen vivas. Esas son las que merece la pena tomar, a fuego lento.

Vienen recuerdos y sonríes, es inevitable. Viene el calor de los tuyos y sonríes, es inevitable. Vienes tú, es inevitable. Siempre volvemos... siempre nos reciben... sin duda: lo mejor de la Navidad.

Anita dijo...

Feliz vuelta a casa por Navidad, como dice "El Almendro". Disfruta de los tuyos en estos dias.

Muakks navideños.

Señor-ina dijo...

ayyy meriii... no se porque me pongo triste y se me cae una lagrimilla... al leer... que yo también vuelvo pero estoy un poco perdida... y sé que es el agotamiento... prometo volver con fuerzas regeneradas...

María a rayas dijo...

Chicos...feliz navidad a todos. Disfrutad de estos días y como dice señor_ina que lleguemos todos con fuerzas regeneradas (y ganas, muchas ganas...)

un abrazo a todos

María a rayas dijo...

dewinter...
bienvenida al vestido a rayas (y gracias por tus palabras...)

un abrazo

Víctor González dijo...

Tu vestido a rayas te tiene , -ya lo ves, -bien abrigado el corazón durante estos días de frío navideño.
Beso.

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas