martes, 30 de diciembre de 2008

rojo sobre amarillo



Las ciudades amarillas se tiñen estos días de navidad de rojo sangre. Otra vez y otra más y bonita manera de aprender de la historia. Sembrando odio, cultivando odio, recogiendo odio. Dando lecciones de como matar moscas a cañonazos.

Lo que ocurre en Gaza no tiene nombre, es solo una mezcla letal de colores en una paleta sin musas ni artistas. El rojo sobre una tierra amarilla como la ira y seca como la miseria. Rojo sobre amarillo y de la mezcla el negro, la oscuridad que borra cualquier vestigio de verde esperanza.

Faltan apenas dos días para que acabe 2008.
Otro año que tiramos por el desagüe...

Viñeta de Ramón de El País

7 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Una verdad como un templo. Amén.

Que para todos, en especial para tí, 2009 te sea propicio y nos sigas deleitando con tus microrrelatos.
Un beso.

SAlud y República

ANABEL dijo...

Sin comentarios. Como tienes más razón que un santo, no tengo nada que añadir.
Besitos

Anita dijo...

Se puede decir más alto pero no más claro.

Muakks verde esperanza para el nuevo año 2009

NáN dijo...

De nosotros depende más de lo que pensamos.
Primero, usar el pensamiento para cambiar las cosas, no para ocupar situaciones de privilegio.
Después, que "nosotros" seamos tanto que les asustemos.

Abrazo de compañero, a ti y a los que pasáis por aquí.

(estaremos jodidos, pero no estamos solos)

Víctor González dijo...

En mi último post hago mención al blanco, y al granate en esa paleta terrible de Gaza.
Beso a rayas.

Anónimo dijo...

La vieja historia de la vida... hasta en esto se aplica la teorica de la evolucion...rastrera.

Estas navidades no te he visto

tosabu dijo...

Lo colores están muy bien utilizados paras describir el dolor de la gente de esas tierras. Hay que gritar por todos los lados para que el problema no quede en el olvido.

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas