lunes, 23 de febrero de 2009

Viaje a las ciudades amarillas:retraso


Con retraso quiero contar cosas que parece que sucedieron hace mil años. Una llegada a una ciudad repleta de mujeres invisibles, fantasmas negros sin ojos ni manos, té dulce en cada esquina, carteles en idiomas imposibles, taxistas que chapurrean ingles y que nos cuentan, colchones duros, ruinas y mezquitas. Con retraso quiero contar una ciudad que me acogió con lluvia y luego me descubrió un patio maravilloso donde comer manjares repletos de especias. También podría hablar del millonetis kuwaitíes y su tropa de amiguetes que cazaban con halcones en el desierto. Era tan guapo que habríamos formado parte de su harem si nos lo hubiera pedido. Podría hablar de Fran y sus ciudades amarillas, de cómo se defiende en árabe y como su casa, sea en la esquina del mundo que sea, sigue siendo su casa, llena de papeles, revistas, libros, llena de ropa tirada y de post it con cosas escritas en la pared.
Podría hablar de Siria pero lo haría con retraso. Estamos en Petra y una ciudad excavada en la roca nos espera. Será esta noche y no importará el frío.

Y aunque esté oscuro todo será amarillo...

8 comentarios:

aroa dijo...

malignaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

que estamos aquí, un poquito de empatía por alá

os mando abrazos a las cuatro viajeras

Anónimo dijo...

Tosabu dice:
Disfrutad de todo lo que pase delante de vuestros ojos que aqui estamos esperando las fotografías y tus relatos fantásticos.
Besitos y recuerdos para Fra, lo que tendra que aguantar con ese cuarteto de mujeres.

Álvaro Dorian Grey dijo...

Gracias por llevarnos a allí, nos pones los dientes largos.
saludos y salud

NáN dijo...

ah, Siria. Me han dicho que es la gente más tranquila y amable.

Se ve que lo de eje del mal es más bien un mal de ojo.

... dijo...

Cazar con halcones en el desierto... Habrá que considerarlo para hacerse de un harem.

Buenos viajes.

Mega dijo...

Conque Siria, eh?

¡Pero qué bien viajas!
(Y a seguir disfrutando...)

Beso

María a rayas dijo...

también con retraso contesto...

Nán...te han informado bien, la gente en siria es increiblemente amable y tranquila. Yo creo que hay una imagen tan mala de ellos fuera con todo eso del eje del mal que se sienten profundamente agradecidos de que rompas una lanza por ellos, de que no te dejes llevar por lo que dicen y vayas a visitar el país (un país por otro lado con una riqueza histórica, cultural y gastronómica impresionante...)

Tosabu, Francisquillo se las arregla bien entre mujeres, así que no te preocupes mucho por él...seguro que esta noche nos echa de menos...

Mega, pues sí...Siria...¿estás entonces en Barcelona?

Jar, quiero verte!

álvaro...seguiremos explorando...tengo tantas historias dentro que esto va a ser un monográfico (voy a tenerque abrirme un blog en exclusiva para este viaje...)

Puntos suspensivos...los halcones ayudan, pero la mirada oscura de los hombres del desierto tb tiene mucho que ver en lo del harem...

besos a todos

Anónimo dijo...

¡Qué preciosa fotografìa para completar tu relato!
Me encanta que ya estès de vuelta. Besitos.

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas