viernes, 9 de abril de 2010

Virginia, la Loca



Virginia, la Loca, nos ha mandado un mail con una foto. Tiene una barriga enorme y redonda, los rizos alborotados de siempre, la sonrisa soñadora, los ojos cerrados. La última vez que la vi, ni recuerdo hace cuántos veranos, acababa de conocer a un chico guapo, de mirada tímida, que apenas hablaba. Vivía en una casa en el campo, muy cerca de Florencia y tenía un huerto y una furgoneta. Virginia aún vivía en Fiesole, estaba enredada en algun proyecto social con sus amigas de siempre. Nos llevó, ella y su novio guapo, a ver a un grupo circense alemán que hacía un espectáculo callejero en plena Toscana, en un pueblo del que sólo recuerdo los malabares y los niños haciendo volteretas. Cenamos con aquel grupo de titireteros, bebimos vino, hablamos de la globalización, de Berlusconi, del mundo y como siempre que estaba con Virginia, la Loca, quise reescribir mi historia, hacer algo que realmente mereciera la pena. Echar una mano.

Virginia, la Loca, chapurreaba español, me abrazaba siempre y reía fuerte. Tenía algo de triste a pesar de su alegría, algo de pesimismo a pesar de su energía por cambiar el mundo y una confianza ciega en mi.

Ahora tiene una barriga y un futuro que le crece dentro.
Y es maravilloso.

5 comentarios:

ANABEL dijo...

Esas barrigas son estupendas y de lo más constructivas ¿Tiene algo que ver su novio guapo con esa barriga, o tal vez busco otro?
Besos

Aroa dijo...

cuánta barriga cercando

acabo de ver una grandota por skype

Gemotilia dijo...

últimamente hay demasiadas telepatias o coincidencias a mi alrededor.

¿¿Quien nos iba a decir la semana pasada cuando te pregunté sobre ella y me contaste que llevabas mucho tiempo sin saber que la siguiente semana tendrías estas buenas nuevas??

¿¿Son casualidades o es el poder de la mente??

Yo prefiero pensar que es el poder de la mente, simpre se dice que utilizamos una pequeñisima parte de nuestro cerebro.

Esta creciendo el poder de mi mente??
Es la pulsera power balance que llevo en la muñeca? :)
Son las coincidencias típicas de la vida??

En fins seguramente será lo último.

alicia dijo...

En ese vientre crece una semilla alegre y triste de funambulista, titiritero, callejero, humilde, mano dispuesta a ceder el pan y la sonrisa. Esta historia solo se cuenta al ritmo de la música elegida. Hermosa, hermosísima. Baci

María a rayas dijo...

y ha sido niña
y se llama olivia

y como Virginia, ha venido a comerse el mundo a dentelladas

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas