jueves, 14 de febrero de 2008

un miércoles cualquiera

La disyuntiva era la siguiente: cortarme el pelo o irme de cañas por Lavapiés. Pero de mi oficina a casa no encontré ninguna peluquería así que bajo el pensamiento de "María, una puede cambiarse de pelo pero eso no cambia tu vida", acabé decidiéndome por las cañas en Lavapiés y ahí que me fui, bicicletilla y abrigo rojo, sudando la camiseta en otro de esos días en los que el ayuntamiento, en vez de recomendar no coger el coche por los índices de contaminación, llama a los transehuntes, que son los verdaderos causantes del cielo pastoso y gris de Madrid, a no hacer deporte al aire libre.

Asi que de cañas por Lavapiés, un miércoles cualquiera. Tres mujeres en el mejor momento de su vida, echando sapos y culebras por la boca y maldiciendo hombres y amores aparentemente felices. Hacemos planes que mañana es San Corte Inglés y mi barrio está lleno de parejas que pasean perros. Algo que nos relaje. Un Spa. Una cena alemana (que hace un año justo que me fui a vivir a Berlín, vamos a celebrarlo). Dar un paseo por el recién estrenado Caixaforum. Entrar en una tienda y probarnos un vestido de novia. Dios mío. Me siento en un capítulo de Sexo en Nueva York, pero sin glamour, sin Manolos y sin que se me vea el sujetador en el vestido de 2.000 dólares (que anda que hay que ser hortera).

¿Qué importa todo si nos reímos de la vida? Es un miércoles cualquiera y no me imagino un lugar ni una compañía mejor para disfrutar de nuestra soledad a tres bandas. Ni imagino un amor más perfecto que el que me une a las ciudades a las que me entrego en cuerpo y alma. A Berlín. A Córdoba, Veracruz. A Madrid. No hay amante mejor que ellas.

Abro el email esta mañana y encuentro una frase perfecta: la soledad es una alucinación María, nunca estarás sola en tu vida.

Claro que no. Nos amamos. Nos acompañamos.
En la noche oscura de este miércoles cualquiera.
En todas tus esquinas. En todas las mías.

4 comentarios:

migue a n bautista dijo...

un beso gordo maria, eres una artista, no te habia "visitado" hasta ahora... pero repertire.

parlem

Señor-INA dijo...

Te digo una cosa... tus estrafalarias y locas maneras me vuelven loca loquita, no entiendo como una persona única como tú puede llegar a sentirse sola! Yo te amo, lo sabes!!

SECRETARIAS ASESINAS S.A. dijo...

De verdad que la atmósfera esta nos tiene dispersos y pelín melodramáticos ¿no? jeje
Yo, con mi cambio profesional, tbn me siento extráñamente mutada en un ser semi-metrosexual-femenino...pero....con canas!!!!
Besos, guapa

María dijo...

Rubia...tú también me vuelves loca loquita

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas