sábado, 15 de marzo de 2008

EL AMOR VALIENTE

Ella cruzó el Atlántico. Por él. Lanzó un órdago a la vida, se agarró un avión y se plantó en la sierra de Madrid. Se compró un abrigo y soportó el invierno helado. Desde su casa abuhardillada y con vistas a la montaña, soñaba con otros picos, con ciudades con palmeras y un niño de ojos brillantes en los que reflejarse. Cruzó el Atlántico con su amor valiente porque lo supo siempre, desde aquel momento en que sus miradas se cruzaron en el hospital y dejo de buscar. Era asul y era perfecto.

Pero la vida, que no siempre va de la mano del deseo, no se lo puso fácil. El papeleo, la burocracia, ese miedo al extranjero y un boleto de regreso a la ciudad con palmeras. No se lo puso fácil la ley de extranjería, ni los contratos de trabajo, ni el águila que machaca una serpiente en el pasaporte.

Pero la suerte ayuda a los valientes y ella lo fue.

Ayer, en un restaurante donde los tacos no sabían a cilantro, y les llamaban burritos, donde las coronas llevaban un trozo de limón y eran coronitas, donde los chiles no picaban y los camareros pronunciaban la c y hablaban de vosotros, ella nos recordó que la vida es de los que se arriesgan, de los que no aceptan un no por respuesta, de los que no ven montaña lo suficientemente alta, como para no intentar siquiera subirla. Que cada espina, que cada pequeño arañazo, que cada cuchillo por la espalda, es tan solo un pequeño trámite, tan solo una excusa idiota.

Si les dejan, decía la canción, se van a querer toda la vida.
Y mientras el resto observábamos su amor valiente, ellos bailaban, agarrados y felices, en el medio del salón.

8 comentarios:

sansopey dijo...

gracias por plasmar con palabras tan certeras esta historia de amor valiente y lo que sentimos todas al verles el viernes, enamorados y felices, bailando los boleros de un mariachi ecuatoriano, mientras a las 5 de turno, se nos caían las lagrimitas.
hoy de nuevo, leyendo esto, los pelillos de punta, mari...
besazo

ET dijo...

conozco a otra valiente que en este caso cruzara el atlantico en dirección contraria, buscando el calor de nicaragua y el calor humano de su guitarrista...
que bonito el amor cuando triunfa...

bueno ya nos tocara nosotras maria
vas a maco?
besis

Una amiga dijo...

Me encanta!
Muchos días entro en tu blog para ver si has escrito algo nuevo, y cuando es así me tomo un ratito para disfrutar con cada una de tus palabras.
GRACIAS!!

Señor-INA dijo...

Nunca hay que dejar de apostar por lo que se cree y se siente... solo así triunfan las historias bonitas... no hay que derrumbarse... hay que caminar hacia alante con fuerza y poniéndole todas las ganas del mundo... porque sin amor la vida no merece la pena

María dijo...

yo solo espero que cuando llegue no nos dejemos llevar por el miedo, ni por los convencionalismos, ni por el camino fácil...que no sea el amor tan cobarde...

esther...me voy a lisboa en semana santa...pero espero verte pronto...

amiga sin nombre, gracias a tí, por entrar, por leer, por tus palabras...

besos a todas
María

david dijo...

El amor el amor. Ay el amor, qué cosa que pone zancadillas y le importan un bledo los océanos y... todo. Claro que a los mariachis también, que se puede ser de Quito y mariachi, con un par, aunque luego una tía repelente de sonrisa invencible no pare de dejarle a uno en evidencia con el mantra de "¿tampoco te sabes esa canción?", en fin.

Hace siglos yo conocí a un tipo que decía que nunca había que amar a una mujer que viviese más allá del alcance de su abono transporte.

Era un tipo inteligente, pero a veces decía cosas como esa, y a mí me daba pena el pobre hombre, en fin.

Anab dijo...

María, una vez más enhorabuena por tu entrada. ¡Viva el amor valiente! ¡Viva el amor!
Besos

PD. Que lo pases bien en Lisboa, es muy bonito.

María dijo...

estoy contigo David...la tía repelente de sonrisa invencible, siempre consigue dejar a uno en evidencia con eso de las canciones...tu al menos no viviste con ella en México...porque cuando me pasa algo asi a mi me da por preguntarme...
¿en que coño de México vivi yo?

Anab...si, si...que viva el amor!!

un beso

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas