viernes, 18 de abril de 2008

Amor a primera vista

Ni Lara ni Dani creían en el amor a primera vista, pero cuando se conocieron en aquella fiesta de despedida de una amiga en común, que se iba con un proyecto de investigación a Groenlandia, los dos sintieron que algo raro estaba pasando. Pero como, ni Lara, ni Dani, creían en el amor a primera vista, ninguno hizo caso a aquella intuición. Era demasiado complicado. Dani, que tenía pareja desde hace años, pasaba por una fuerte crisis y a tanto llegó la cosa que meses después acabaron por dejarlo. Lara, por su parte, se había convertido en una escéptica del amor desde que la persona que más había querido en su vida, se había marchado una mañana de sol sin dar explicación alguna.

Por eso, aunque aquello era amor a primera vista, no había duda alguna, ni Lara ni Dani, se dieron cuenta y, simplemente, lo dejaron pasar, como pasó también aquel invierno, y después la primavera, y otra verano más. La amiga en común volvió en otoño de Groenlandia y volvieron a encontrarse. Cuando se vieron, a Lara el escepticismo se le había ido poco a poco diluyendo, convirtiéndose en una independencia feliz, con la que convivía sin problemas, y Dani, que había sufrido el desamor después de la ruptura, curaba cicatrices a base de amores de una noche. Ni uno, ni otro se habían dado cuenta hasta ese momento, pero había pasado un año desde aquel flechazo no reconocido y sin encontrarse, habían estado buscándose cada día. Pensándose a cada poco. Recordando nombres y caras. Cada detalle a pesar de sólo haberse visto una vez.

- Te cortaste el pelo
- Sí y le cambié el color
- Estás más guapa.

Y ninguno sabía por qué, sin conocerse apenas nada, creían saberlo todo del otro, no sabían por qué aún sabiéndolo, querían seguir investigando. Por eso no sorprendió que acabaran aquella noche compartiendo cama, besos y soledades. Pero como no creían en el amor a primera vista, y aquella especie de obsesión que compartían era, ante todo, ridícula, Dani cogió sus zapatos de madrugada y se marchó de aquella casa. Lara siguió disfrutando de su independencia, a pesar de aquel zumbido en el oído que no llegaba a descifrar, y Dani, a quien ya no le sangraba ninguna herida, decidió volver a dar una oportunidad al amor, pero se equivocó de rubia.

Casualidad y Cupido, cansados de que negaran lo evidente, les dirigieron, otro año más, por calles distintas, les llevaron a fiestas diferentes, les hicieron subirse a metros en direcciones contrarias, o llegar con retraso al mismo sitio. Pero Destino, que no estaba dispuesto a que ni Casualidad ni Cupido, le estropearan los planes, decidió sacarlos de esa ciudad de desencuentros y llevarlos lejos de allí.

Era muy de mañana en San Cristóbal de las Casas y Lara leía una novela, en un pequeño café frente a Revolución, mientras esperaba a que dos amigas llegaran de Oaxaca en el camión de las 12. Aquel zumbido no se había parado pero de tanto oírlo, Lara había acabado por no oírlo, aunque estaba ahí.

Destino, cansado de aquella pareja descreída, había hecho que Dani, que confundido, seguía buscando rubias incorrectas, perdiera el camión que llegaba hasta Tapachula, justo en la frontera con Guatemala. Era la última oportunidad que les daba. Si no funcionaba, aquel amor a primera vista moriría para siempre...

¿pero, decidme, conocéis a alguien que haya conseguido alguna vez burlar al Destino?


15 comentarios:

AROA dijo...

Ayer, de vuelta en el coche, uno cantaba:

"Nunca dejes de buscarme la excusa más cobarde es culpar al destino"

bueno, y....?qué....?voy a proceder a la interrogación por email

saca méxico, sácalo, sácalo antes que nos lleve el diablo...
(lalala)

Israel dijo...

Hola,

Una historia muy bonita y en mi opinión muy del dia a dia. Muchas veces negamos lo evidente y nos cuenta familiarizarnos con el sentimiento de amor.

Y como muy bien dices nadie puede burlar al destino de la misma forma que nadie puede burlar a la muerte.

Espero que tu seas esa Lara y que el destino por fin te haya cogido de los hombros y te haya tambaleado y te haya traducido el zumbido que escuchaba la chica de la historia.

En la vida hay que darse oportunidades en todos los sentidos por que segun dicen: "No hay peor nostalgia, que añorar lo que jamás sucedio".

Saludos

Señor-INA dijo...

Aroa, yo a ese que dice nunca dejes de buscarme... le digo... pues deja de esconderte!!! la culpa no es del destino... la culpa es de los corazones que se esconden...

María dijo...

Hola Israel, bienvenido a este blog, ay esta pobre Lara, que no oye el zumbido... te diré que no soy yo porque yo sí que creo en el amor a primera vista, en las señales, en que no hay casualidades sino dios destino manipulándonos a su antojo...

aroa...méxico ya está sacado...lo que pasa es que no me quería romper mucho la cabeza y volver a San Cristobal siempre me parece buena idea, aunque sea siguiendo el destino de dos viajeros imaginarios...

señor-ina...el que busca encuentra...todo esfuerzo acaba en recompensa...aunque a veces tarde, aunque no nos lo parezca, así a primera vista...

Avan dijo...

mm.. el destino. Si el guión está escrito, por mi que pongan los títulos de crédito ya.

María dijo...

mmmm avan...no sé...quizá tienes razón, y decir que nada podemos hacer contra el destino es darnos muy pocas posibilidades...

pero para estos dos personajes es tan perfecto que Destino se encargue de enderezar sus desencuentros....no te parece?

beso

desahogandome dijo...

Precioso relato. Precioso y cierto.

Sobre el destino... ¡cómo burlarlo si sólo sabe él de sí mismo!

un saludo

desahogandome.blogia.com

RGAlmazán dijo...

Un relato precioso, conciso y profundo que llega a las vísceras.

Lo haces muy bien María. Sigue deleitándonos con tus relatos cortos.

Salud y REpública

Avan dijo...

Casi lo veo más como que por fin ellos aprovecharon la oportunidad que les dio el azar. ¿Destinados?..puede, pero solo después de que el azar hiciese que se cruzasen por primera vez.

Por discrepar un poco ejje.

AROA dijo...

sepas que me parece fatal que utilices escenarios ¡hala! porque sí... con lo que a mí me gustaría que sacases méxico a escena, digo, no de tí, eso no...

señor-ina... el otro día hablaba con dos compas de miércoles sobre buscar y encontrar... llegamos a la conclusión de que uno no encuentra cuando deja de buscar, que eso se dice pero no es verdad...

pero sí es cierto que cuando deja de buscar y se preocupa de ser feliz sin ansia... si entonces encuentra, cuando uno está pleno, es maravilloso. Amar sin necesidad sino porque es imposible no hacerlo...

estoy confusa explicándome

vamos, que no será el destino el culpable de dejar pasar por la puerta al hombre de tus sueños

al hombre de tus sueños

y jugar por jugar ...

(ays, se me emzclan las canciones con las ideas a esta hora lluviosa de sábado y de siesta)

besos a rayas!

FBlack dijo...

me ha gustado mucho...pero yo creo que el destino siempre es un puñetero niño travieso que juega con las personas, y que son estas las que tienen que coger el toro por los cuernos y buscar lo que quieren. Acabo de descubrir este blog, me gusta lo que escribes y la música, asi que me lo apunto en favoritos...;)
Saludos!

NáN dijo...

Bueeeno, nos las arreglamos de maravilla para burlar el destino; por eso, entre otras cosas, hay tantos infelices y melancólicos y necesitamos la Literatura.

Me ha venido a la cabeza un libro que leí hace mucho, Retrato de un artista cachorro (una burla que hace Dylan Thomas del Retrato de un artista adolescente de Joyce. El relato que más me impresionó es el de un joven que encuentra al amor de su vida en un hotel de playa, y ella reconoce que lo ha encontrado en él. Él sale de la habitación para hacer algo y, borracho como estaba, ya no recuerda ni el númro ni el piso. Se va al amanecer y dedica el resto de su vida a lamentar haber perdido para siempre ese amor.

También pienso que, lo mismo que decía Picasso de que las Musas existen pero lo importante es que cuando vengan te pillen trabajando, como dice F. Black hay que coger el destino por los cuernos, porque lo anormal es lo que les pasa a tus dos personajes.

Pero sí creo en el amor a primera vista. La primera vez que vi a mi compañera actual me fui a dormir a su casa. Al irme por la mañana, me habló de una película y quedamos por la noche. Se sucedieron las noches, todas las noches, con un pretexto vulgar, hasta que una mañana me quedé.

De eso hace 34 años y siempre hemos dormido juntos salvo cuando no hemos estado en la misma ciudad. En mi blog tengo un poema que cuenta esa historia, pero estoy demasiado perezoso para buscar la entrada y reenviarte.

¿No lo había dicho, verdad? Me gusta mucho ese estilo "casual" de contar.

Magapola dijo...

Creo que amor, lo que se dice amor, a primera vista no lo he sentido nunca, en todo caso a tracción, más o menos fuerte. El amor para mí llega después, con la sucesión de besos, palabras, historias comunes... ¿Descreída? Tampoco, ¡ojalá el destino me sorprendiera con un amor a primera vista, sería genial!gfiaiz

Anab dijo...

He estado esperando unos días para poder aportar algo, pero creo que de casi todo se ha dicho, y desde luego todo muy correcto. Yo no creo en el amor a primera vista, no soy del club de los flechazos, y bien sabe Dios, que me habría gustado pero no fue así, y ahora no me darían un flechazo ni de broma. Soy del club de Magapola.
De cualquier forma es una historia bonita, pero no me puedo creer que alguien vaya de viaje de estudios a Groenlandia. ¿Que se puede estudiar allí?. Ilumíname

María dijo...

Fblack...bienvenido al vestido a rayas..

mmm Magapola, yo también coincido contigo en parte, aunque también creo en la intuición, o en las obsesiones que se convierten en realidad, en ver a una persona y saber (o creer que sabes) que esa persona tiene que ser especial y convertirla en especial...pero claro ahí entra entonces la voluntad que uno le ponga...es decir que en el caso de estos dos personajillos ni Destino ni Casualidad ni Cúpido...porque voluntad ninguna...

Anab, la amiga en común que se va a Groenlandia, se va, pongamos, a estudiar cómo afecta el cambio climático a los glaciares del Ártico...

Nan...bonita tu historia, más bonita aún porque es real.Me alegra que te guste el estilo casual...a veces lo natural y lo simple es lo más bello...(y lo dice una que va de complicada por la vida...)

besos a todos!!

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas