martes, 15 de abril de 2008

Lo que realmente me gustaría...



Lo que realmente me gustaría no es llenarme de felicidades y de besos dos o tres días. Ni recorrer la cama o la ciudad enredada en tus manos. Ni siquiera contigo, ni siquiera tú. Lo que realmente quiero no se sacia en momentos circulares con personajes nocturnos, ni intensos, ni verdades vacías. A quien pretendo engañar. No me sirve, aunque no me duela, aunque pueda, incluso, que me haga bien. Lo que realmente me gustaría no es dibujarte en cada palabra bonita que me escribes, ni imaginarte recorriendo en pedales calles anchas y oscuras, ni cogiendo aviones y leyendo con ganas, mientras revoloteas y me revoloteas. Ni siquiera contigo, ni siquiera tú. Lo que realmente me gustaría va más allá de que grites mi nombre por la calle mientras voy en bicicleta por Malasaña, y decidas tomarte una cerveza conmigo en el bar de la esquina. Ni imaginarlo contigo, ni imaginarlo tú.


Lo que realmente me gustaría es esperarte cada tarde en un banco de Gran Vía, viendo pasar la gente, y soñando con el momento exacto en que apareces y me sonríes. Desayunar cada sábado en mi balcón, compartiendo páginas de periódicos, tostadas de pan, trozos de boca, rayos de sol. Plantarnos delante de un mapa del mundo y elegir al azar un destino al que marcharnos en una fecha cualquiera, aunque luego nunca llegue. Lo que realmente me gustaría es esconderme en tu abrazo las tardes de lluvia y llegar a casa y prepararte un té caliente mientras te cambias de ropa. Tumbarnos en la cama y sin decir nada, dejar que nuestros mundos encajen. Construir de la nada un castillo, en medio de una ciudad que vibra ajena a nosotros, y llenarlo, y llenarte, de flores y amaneceres.

13 comentarios:

Señor-INA dijo...

aysss que bonito, yo también lo quiero, de otra forma pero también lo quiero... un día escribí algo parecido...

Lo que no quiero es que nadie intente quererme... estoy cansada de levantarme con resaca, los bolsillos vacíos y el corazón un poquito más resquebrajado... puede que en el fondo mi corazón esté envejeciendo y volviendose un huraño... pero aún así mi corazón espera... Espera un amor que le mire a los ojos y le haga sentir que todo es posible, que le haga sentirse único en el mundo... quiere un amor que le abrace por las noches, le acaricie el alma y le haga soñar sintiendo que no hay sueños imposibles... quiero un amor que me despierte por la mañana haciendome sentir la mujer más afortunada del mundo... sentir que todo lo que haga va a ser poco para compensar todo el cariño que recibo. Quiero ver una película abrazada a ese amor, pasear por el rastro, viajar siempre de su mano, disfrutar de una tarde de piscina, playa, campo o ciudad, perder el tiempo sentados en un banco, salir y conocer sitios, lugares y gentes, ir al cine, al teatro a conciertos, a donde sea... disfrutar de todo el mundo que se extiende ante nuestros ojos y saber que haga lo que haga, pase lo que pase... lo realmente importante es que entre el y yo hay un te quiero. Un te quiero con el que cada mañana al levantarme me sienta más viva. Porque para mí eso es el amor... por lo menos el amor que yo anhelo...

Y lo único que sé es que con lo que me he levantado esta mañana es con un corazón resacoso, entristecido y que sólo puede conformarse con esperar a que ese amor con el que sueña, un día le de la mano, la sujete firmemente y ya nunca más la suelte...

no es tan profundo, no hay té, ni bicicletas, pero es mi amor... cada uno tiene el suyo, supongo...

María dijo...

a ver señor-ina???no tiene usted un blog para todas estas divagaciones?? menuda parrafada rubia... ;)
se ve que se te ha escapado el ansia ése que te persigue...

está bien saber lo que una realmente quiere, tenerlo claro, yo hay tantas cosas que no tengo claras...pero lo que sí se es que la soledad no tiene por qué ser mala, pero el mal amor sí, y hay amores malos que no nos sirven, y de esos hay que huir, para buscar (y encontrar) lo que una realmente quiere...

porque todos nos merecemos un castillo lleno de flores...

RGAlmazán dijo...

La realidad, el momento, al margen de los sueños. La vida, vivirla al instante con quien se quiere.

Guapo, muy guapo el relato. No escribes nada mal ¿sabes?

Salud y República

Señor-INA dijo...

es q ese blog no es para cosas tan profundas... siento el ansia que se me sale por las orejas... aysss ya no lo vuelvo a hacer

AROA dijo...

pequeña criatura...

quien no quiera esa cotidianidad que deseas contigo

está loco

Anab dijo...

El amor cotidiano, el deseo de la vivencia diaria, los desayunos comidas y cenas. Ese amor tan denostado por la mayoría, que lo tildan de costumbre, de acomodo. Y no, no es cierto. No lo es. Es con mayúscula sentimiento que no se deshace con la costumbre ni con el pasar del tiempo. ¿Alguien no lo desea, no lo sueña de forma más o menos secreta?
Besos a Maria

desahogandome dijo...

Con lo bien que escribes y te expresas (y sientes) no puedo imaginarme que no consigas "lo que realmente te gustaría..."

un saludo

muy bonito. Que lo logres.


desahogandome.blogia.com

María dijo...

Anab...la rutina, es como casi todo...algo que deseamos cuando no tenemos pero de los que nos cansamos cuando es nuestra...aunque depende de cada uno...yo personalmente soy una loca de la rutina, pero quizá, porque quiero quererla, siempre huyo de ella, para no cansarme...que se yo...

rgalmazán...la realidad a veces es un soñar continuo, ¿no te parece?..gracias por la visita...

desahogándome...yo tampoco puedo imaginarlo...llegará...seguro!!!bienvenida a este rincón de la blogosfera...

rubia..desata tus ansias...que para eso estamos...

aroa...infinito...

Mega dijo...

Es difícl lo que deseas, pero muy bueno que lo hagas con la fuerza con que lo haces.

¡Mucha suerte!

Magapola dijo...

Me has hecho desear todas y cada una de las cosas que nombras

Anab dijo...

No ves que nos tienes enamorados?

Una amiga dijo...

Me encanta como escribes y me encantas tu!!

Por cierto, muy bonita la canción!

María dijo...

amiga anónima, la canción es de la banda sonora de Good Bye Lenin (de Berlin claro, no podía ser de otra forma) cuando entran en la casa abandonada (en el castillo de Lara) en ese Berlín vibrante tras la caída del muro...

ay Berlin...eso también está en la lista de lo que realmente me gustaría...

besos a todos!

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas