viernes, 4 de julio de 2008

Poquito a poco llegaremos a Defalé

Poquito a poco se alcanzan las metas más lejanas. Poquito a poco recorremos un largo camino, cumplimos objetivos y no nos rendimos. Conseguimos cosas, engordamos de orgullo y orgullosas, disparamos sonrisas en esta guerra vital sin tregua.

Por no desesperar.
Por confiar.
Por enarbolar la bandera del optimismo.
Por regalar estrellas e infinito.
Por seguir creyendo que las cosas pueden cambiar.
Por cambiarlas.
Porque te lo mereces, por eso, ahí va tu entrada:

Las luces de Defalé iluminaron una pantalla negra y enorme, la más grande de un cine. Fue ayer, en una noche especial en que nos dejamos seducir por unas imágenes llenas de color y de vida, llenas de esfuerzo y de esperanza. Las luces de Defalé es un documental que un grupo de apasionados de África, de la realidad social y del compromiso hecho imagen, han estado llevando a cabo durante el pasado año.

El resultado es un bello documento gráfico en el que una vez más el continente olvidado nos da una lección de humildad y felicidad a nuestra superpoblada, -poblada de necesidades innecesarias- sociedad occidental. El documental es también la constatación de que en la vida no hay que desesperar nunca, que las cosas siempre llegan, que hay que tener paciencia y no tirar la toalla. Que lo iremos consiguiendo.

Las luces de Defalé brillan en los ojos de Charo, la flamante ayudante de dirección del docu, -entre otro millón de cosas-, y alumbran el salón del hogar que compartimos.
Y a mí, que me sí de pronto tan afortunada de tener esa luz cerca, me explotan dentro las ganas de contárselo a todo el mundo.


(El video es una parte del documental. Fue rodado en Togo y cuenta la historia de tres personas y su relación con el Centro Hulmen, un proyecto creado en 1990 por dos misioneras españolas para promover el desarrollo local)

9 comentarios:

Álvaro Dorian Grey dijo...

África nunca pierde la sonrisa, los africanos esperan años sin rendirse, en una sociedad de usar y tirar ellos han aprendido a usar y a esperar.
Si queremos ver, realmente lo que un día fuimos debemos irnos a ciertos lugares de África (eliminar de esta ruta aquellos países occidentalizados).
Slaudos y salud

elshowdefusa dijo...

Enhorabuena. Por hacernos llegar esa África y por lo que transmite, porque imagino que lo que nos llega a nosotros es sólo una parte de lo que aprendió la luz que fue hasta allí.

Un beso, María.

Mega dijo...

Si no estoy equivocada, vi el vídeo meses atrás en casa de Aroa, o tal vez fuera de Lara, no lo recuerdo bien. Me gustó. Es una buena iniciativa.

Aunque también creo que esa humanidad que destilan esas gentes, por desgracia, se halla muy lejos del temperamento medio de Europa...

En fin.

Danielsan dijo...

María está muy chulo tu blog. Me gusta mucho el relatillo de cuando se os fue la luz. Un beso

NáN dijo...

Ah, no puedo aquí ver el vídeo. Así que no voy a poder comentar (todavía) la parte del proyecto.

Lo que sí quiero decir es que África se desespera y muere. Que la situación todavía empeorará más, porque les roban lo poco que tienen (ahora hay países con hambre en los que se cultivan plantas para biodiésel, que es negocio para unos pocos, en lugar de comida).

Solo donde están lejos de los occidentales, o de las guerras que hemos creado los occidentales, si el cambio climático no les ha quitado todavía el sustento, viven la pobreza con esperanza.

Espero que el vídeo vaya de alguno de esos sitios. Porque la esperanza la necesitamos. (Como dijo una comentarista en mi blog, citando a Jorge Guillén: "Cuando perdemos la esperanza nos volvemos reaccionarios").

María a rayas dijo...

Mega,debió de ser en el blog de Aroa. En aquel momento era solo un avance. Ahora el documental está terminado y lo han presentado en Madrid, pero quieren darle un poco de difusión a través de festivales.Ójala tengan suerte, porque la verdad es que el docu merece la pena.

Álvaro, nunca he estado en África, aunque me apetece muchísimo...pero creo que hay algo primario que ellos tienen y nosotros hemos perdido y que es el saber disfrutar de las pequeñas cosas, y ser feliz ante todo...

Fusa...enhorabuena a las personas que llevan a cabo proyectos así!! al resto, los que estamos cerca y vemos crecer estas cosas,solo se nos puede llamar afortunadas...

Dani..bienvenido al vestido a rayas...me alegra que te haya gustado (más en un domingo de resaca...que uno no está para estas profundidades...)

Nán...sí, sí...va precisamente de eso...de la esperanza y de personas que aún son capaces de hacer algo totalmente altruista...de que merece la pena seguir luchando...espero comentario cuando consigas verlo (aunque se trata solo de una pequeña parte del docu..)

un beso a todos!!!

aroa dijo...

sí, apareció en mi blog, porque maría y yo, compartimos, entre otras aventuras, la de conocer de cerquita a la loca mujer que se echó a la espalda el macuto y se largó a áfrica, que trepó a zongolica y que rebuscó entre los oscuros pasillos de la historia de méxico los restos del humo de una explosión silenciada... charo

y cómo se nos saltaron las lagrimillas con esos títulos...

ay

aroa dijo...

mari, la charo es carnebloguil... así lo veo yo

no se que hace que no tiene un infinitoblog estrellil...

María a rayas dijo...

jajaja...eso pienso yo...
es mi musa
un beso!!

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas