viernes, 26 de junio de 2009

La princesa de la sonrisa que es abrazo

La princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa?

La princesa de la sonrisa que es abrazo sueña con castillos encantados de marmol blanco, con habitaciones soleadas de grandes ventanales a los que asomarse y ver pasar la vida. Sueña con una felicidad con sabor a fresa, que como un chicle se estira y se encoge, y puede masticarse una y otra vez. Sueña con escaparse volando las noches de luna llena, como una bruja buena sobre su escoba, y llegar a tu cama y que le estés esperando. Sentarse junto a tí y desnudarse entera. Y por la mañana, con los primeros rayos de sol, volver a su castillo encantado a masticar el chicle de felicidad con sabor a fresa.
Y tenerte en la parte de atrás de la escoba como polizonte.

La princesa de la sonrisa que es abrazo se despierta asustada una noche sin estrellas. No hay castillos, ni ventanales y la felicidad es un chicle al que se le ha ido el sabor de tanto masticarlo con fuerza. La felicidad no sabe a nada y produce dolor de barriga piensa la princesa y mientras, su sonrisa que es abrazo, se le diluye en la cara. Se le ha colado una pena oscura y fría como los muros brillantes de mármol blanco de su castillo encantado y no sabe cómo sacársela de dentro.

La princesa de la sonrisa que sigue siendo abrazo, a pesar de la tristeza, me hace preguntas sin respuestas y yo no contesto nada. Me quedo muda un instante a su lado, le cojo la mano, le beso el pelo. No te contaré mentiras, le digo, yo tampoco sé si la felicidad sabe a fresa o a clorofila. Tampoco sé si se puede comprar en la tienda de los chinos de la esquina o hay que irse más lejos.

No te contaré mentiras, le digo y salimos a pasear por la ciudad sin escobas ni polizontes.
Juntas.

6 comentarios:

ANABEL dijo...

Hay que cuidar mucho a cualquier princesa o plebeya cuya sonrisa sea abrazo, son escasas esas sonrisas y dignas del mejor de los cuidados.
Besos para la dos.

Mega dijo...

Me encantó tu micro sobre la princesa cuya sonrisa es abrazo. Lo malo de los chicles es que terminen perdiendo su sabor. Pero resulta inevitable, ¿no?
(Por cierto, la de la foto, ¿es tu hermana?)
Besos

Aroa dijo...

cuando a un cicle se le acaba el sabor, se mete otro en la boca, a ser posible de sabor distinto

y mira que no quería entrar en filosofías bubaloo

la princesa y la de rayas que salgan mirando pa'rriba a la calle, yaestábienhombre!

y todos a soñar sin miedo!

Anónimo dijo...

Tosabu dice a la princesa cuya sonrisa es abrazo de peluche:
Mira a tu alrededor y verás cuanta gente te quiere y te escucha.
¡Ánimo preciosa !Necesitas irte de vacaciones, y que seas una niña MALAAAAA; porque las niñas buenas van al ¨¨cielo¨¨, pero las malas se lo pasan muy bien.
Un besazo para las dos.

Bea dijo...

Quizá ni siquiera haya que ir al chino para encontrar esa felicidad, a veces está ahí a tu lado, muy cerca, pero nos empeñamos en dar importancia a lo que no tenemos y dejamos de dar la importancia que se merece a todo lo que tenemos.

Mira a tu alrededor y olvida los chicles que perdieron su frescura y su sabor. Seguro que aunque no tengas ahora un chicle de fresa lo puedes tener de otros sabores o quizá haya unos ositos de gominola, unos piruletas de fresa de corazon o un chupachús de naranja...hay tantas cosas que te pueden hacer feliz...

Tranquila que el polizonte llegará a su debido momento.

BESOS

María a rayas dijo...

Anabel, qué razón tienes, las de la sonrisa que son abrazo escasean...pero discrepo en lo de plebeya...una vez que te has topado con una, esa será ya siempre princesa (aunque sea princesa republicana y atea...;-)

Mega!!no es mi hermana!!pero no eres la primera que lo dice...(algún día colgaré una foto de mi hermana "real" para que la veais...y observéis en NO parecido)

Jaremorning, hoy he soñado contigo (porcierto)yo voy mirando arriba y a los lados y a todas partes, conste en acta (nan, apunta). Pero qué le voy a hacer si últimamente los chicles que me encuentro están todos pegados a la suela de mi zapato!!!!!!!!!!!!!! ;-)(a mi me gusta más filosofía boomer que bubaloo...estaban mas buenos, no?)

Tosabu, lo de irme de vacaciones aceptamos barco (barco para irse de vacaciones)y lo de ser mala...este fin de semana nos ponemos, jurolo!!

Bea, el otro día filosofeando con un amigo nos hicimos la siguiente pregunta: muchos pequeños buenos momentos bastan? o siempre hace falta uno grande para dar sentido a los pequeños detalles?
No llegamos a ninguna conclusión, creo que depende de cada uno, no?


un abrazo fuerte a todas!!

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas