jueves, 17 de septiembre de 2009

El agujero

Estuvieron caminando durante mucho tiempo buscando precisamente aquello: el mar. Sin embargo cuando por fin llegaron sólo encontraron un agujero. Se asomaron y escucharon la brisa, el vaivén de las olas y los graznidos de las gaviotas. Olieron la sal, sintieron la humedad del ambiente, se empaparon del horizonte infinito.

Cuando trataron de colarse por el agujero se dieron cuenta de que era demasiado pequeño. No cabían. No podían alcanzar el mar.

Pero no se rindieron.

6 comentarios:

Aroa dijo...

como Abelardo y Eloísa:

http://www.goear.com/listen/774b6c8/Pajaros-de-Portugal-joaquin-sabina

Rafael dijo...

Me hiciste poner sensiblote...., algún parecido con El Túnel?
saludos.

María a rayas dijo...

Aroa!todos buscamos el mar, como Abelardo y Eloisa, solo que el mar, para cada uno es algo diferente, no te parece? (bueno, ya sabes que yo no soy excesivamente sabinera...)

Rafael, todo parecido con el Tunel es pura casualidad, porque ese libro está en mi lista de libros a leer (y no leídos...). Bienvenido al vestidoarayas.

un beso!

Anónimo dijo...

Qué agujero más pequeño para encontrar el Mar,habrá que rodear el tunel pero al final encontrarás esa inmensidad que ningún hombre ha podido dominar.

Un besazo marino.

david dijo...

¿Cómo puede verse un horizonte infinito por un agujero como ese?

Hum, hum, hum...

María a rayas dijo...

a las pruebas me remito Davicillo...

beso!

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas