sábado, 30 de enero de 2010

Gorda



Es verdad todo lo que cuentan. Que las embarazadas tienen un brillo especial, que están mucho más guapas. Es verdad que la barriga que les crece es preciosa y que uno no deja de admirarla con cierto reparo, como si fuera a caerse de un momento a otro, como alucinado de que algo tan simple como la vida pueda surgir de un cuerpecito esquelético y pequeño, de una cabeza llena de complicaciones. No deja de sorprenderme.

Es sábado y ayer bebí demasiada cerveza. Estoy en la cama pensando en niños ajenos, en bebés sin nombre y barrigas llenas de futuro. En las responsabilidades que llegan, en las patas de gallo de los ojos, en el amor que nace por un ser que no conoces pero es tuyo, tuyo y tuyo. Todo me parece extraño, ¿no pasa eso a veces? Nos extrañamos de lo cotidiano, de la vida de pronto, de las cosas que nos pasan sin darnos cuenta, sin saber por qué. Lo normal es extraordinario pero no lo vemos.

Pat está gorda, gorda, gorda. Y feliz.
Pero eso no me extraña para nada.

9 comentarios:

NáN dijo...

Pues tienes razón. Las embarazadas se ponen guapísimas (y ahora, con esas dietas, las hay "monísimas" de pasarela, con una especie de huevo creciente en la barriga). Lola y yo lo hemos comentado muchas veces.

Pero si se hace por eso, hay métodos de belleza estupendos que, aunque muy caros, terminan saliendo más baratos. Los hijos, si no para siempre, son para muuuuucho tiempo. Y en los primeros años, full-time.

Del misterio de la vida que trae vida, como mi barriga es cervecera, poco puedo decir.

Tiene que estar guapa, la Pat. Sí señora.

Olga B. dijo...

Recuerdo estar encantada con mis barrigones de embarazada. La única vez en mi vida que me daba igual. Lo del amor es un misterio, te la miras y dices: y allí está él, haciéndose... otra persona por la que tendrás toda la vida el corazón en vilo. Un montón de miedos supuestamente superados vuelven para quedarse. Curiosamente, te llenan de un extraño valor.

Aroa dijo...

deseando verla
y, sobre todo,
deseando ver lo que hay dentro

alicia dijo...

Debe ser algo milagroso... Siempre que me asomo a la maternidad lo hago como quien abre un cofre luminoso. ¿Qué se sentirá? ¿Cómo amar a un ser que aún no conoces? ¿Qué extraño prodigio vive en su interior?

Álvaro Dorian Grey dijo...

Te puedo decir que los amas de una manera que nunca has amado, es distinto al amor de tu pareja, al de tus padres, hermanos o amigos... Y las mujeres embarazadas, tienen un brillo especial
saludos y salud

virgi dijo...

Es verdad, se ponen realmente bellísimas.
Besos

Sara dijo...

Nunca me sentí más plena y más hermosa q en mis embarazos. Y luego, hubo premio... ;)
Besicos.

María a rayas dijo...

veo mucha gente que sabe de lo que se habla...Sara, Olga...seguro que estábais guapas con vuestros barrigones...

Álvaro...no dudo que se ame de una manera iniguanable...eso está claro...lo que digo es que me parece increíble...que es sorprendente al mismo tiempo que normal...

Jar...ya verás cuando vuelva ahora de Milán...2 semanas sin verla...lo vamos a notar...

Virgi...bellas, bellas, verdad??

Nano...seguro que hay métodos de belleza menos radicales, eso seguro...y tu barriga no es cervecera...más bien de hombre feliz...¿no?

besos a todos

Anónimo dijo...

Sí, es verdad que ahora las barrigas de las embarazadas nos parecen bellas lo mismo que ellas ,pero no sienpre fue así,recuerdo unos años pespués de morir Franco que las que estabamos embarazadas nos obligaban (la moda) a ponernos unos vestidos super anchos para que la barriguita se disimulara y no te digo nada si éramos unas embarazadas osadas que nos queriamos bañar, los bañadores eran parecidos a los que se usaban a principiosde siglo.Me alegro que ahora las veamos bellísimas.¡Qué puede ser más bello que una nueva vida!Besitos Tosabu.

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas