martes, 22 de enero de 2008

El mundo a oscuras

"Mientras nuestros civiles se vayan a dormir con miedo, se levanten con miedo y con miedo manden a sus hijos a la escuela, no será cómoda la vida de los palestinos en Gaza, y si no tienen gasolina, por mí que anden a pie". (Ehud Olmert)

Alucina vecina. Bonita manera de empezar el día. Inundándose de las noticias negras de este planeta negro. Abro el periódico y ahí estamos otra vez (es que acaso nos fuimos alguna vez de allí?) en Gaza, donde el fuel no llega y se acaba la electricidad y todo se queda a oscuras. Donde los hospitales ven como poco a poco se apagan los generadores que mantienen con vida a muchos enfermos. Donde las organizaciones humanitarias no tienen gasolina para llevar alimentos. Donde hay una guerra no declarada desde hace tanto tiempo que todos olvidamos los motivos.

Sin entender razones, sin escoger a buenos ni malos, algo se me apaga dentro.
La conclusión... no importa quien lo sufra ni como lo sufra mientras no sea de los nuestros.
(Porque allí, en la tierra prometida, se lleva eso del ojo por ojo, se alzan muros que recalquen más y más las diferencias y se oscurece el mundo)

Y yo mientras en este vagón de cercanías rebosante de electricidad, con mis zapatos rojos de charol y el sabor del café recién hecho aún en el paladar... Dándole vueltas a lo absurda que es la vida. Cómo es posible, pienso, en este mundo a oscuras, sin embargo, gente como tú
y tú
y tú
(y yo también, qué coño)

que lo iluminan todo...

¿Alguien me lo explica?


5 comentarios:

Señor-INA dijo...

La verdad... y mi "inocencia", me hacen preguntarme por qué la gente prefiere el odio, la tristeza, los malo humos, el chantaje, la opresión, la amenaza... ¿Por qué? No sería más satisfactorio todo lo cntrario? Es ttriste que el que más tiene luche por arrebatar lo poco que les queda a los que tienen apenas nada... o que los grandes infundan el odio en regiones únicamente por ambición... que triste es todo... que triste es que los grandes no sean capaz de poner solucion...

Avan dijo...

Casi vale más caminar sin luz y no ver nada. Precisamente que haya gente que te ilumine es lo que hace que te des cuenta de que todo lo demás está bañado en oscuridad.

María dijo...

es cierto...pero lo peor es que no siempre nos damos cuenta de los que nos iluminan, no somos capaces de ver los privilegios que tenemos, la increible suerte...no debería haber lugar para la tristeza y sin embargo...

Avan dijo...

Saber que gozo de esos privilegios y de esa enorme suerte es lo que más me entristece. Estoy seguro de que la gente agena a eso, los que caminan a oscuras, son más felices. ¡Qué mas da vivir en un vertedero si no eres consciente de ello!

Avan dijo...

ajena, ajena, jeje

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas