lunes, 30 de noviembre de 2009

Fluir

Ignorantes de un futuro que proyectamos continuamente en nuestro pasado, echamos la vista atrás en el escaso minuto en que coincidimos en el baño, tú con los pantalones bajados, yo pintándome el ojo justo antes de salir. Me recuerdas con la mirada dormida que ya lo dijimos antes, que éste sería un año de cambios, que lo anunciaba la vida. Que cerrábamos un ciclo.

Lo dijiste entonces y lo dices ahora, con tu cuerpo llenándose de formas redondas, tu cabeza repleta de planes y las maletas a punto de salir por la puerta. Abrimos ciclo, como se abren las paredes de tu útero fértil y la vida nos recuerda que es puro fluir.

Yo arranco fotos de una pared de oficina destartalada y tú haces lo propio de una habitación verde que apenas fue tuya un segundo pero en la que se forjaron los primeros momentos de esta nueva vida. Donde colgaste un calendario que marca las semanas y no los días, donde guardaste fotos en blanco y negro y los primeros regalos. Donde fuiste consciente de toda tu feminidad y de la varonil presencia que te crece dentro.

Miro las fotos y las sonrisas de entonces que ignoran la inquietud de ahora, la felicidad venidera. Observo los pies que nos llevaron hasta este punto y me pregunto si ellos ya sabían.

De este fluir.
De la vida.

5 comentarios:

alicia dijo...

Creo que esos pies son los primeros sorprendidos.Sin mapas ni brújulas, inventando el camino. Queda un resuello de año y tú empezando nueva vida...¿vértigo o felicidad? Un abrazo, sin calendarios, en todo caso

Álvaro Dorian Grey dijo...

que bueno es empezar algo sin marcar nada, sin fechas, ni fotos, que, para eso está, el tiempo las pondrá
saludos y salud

ANABEL dijo...

Enhorabuena a la parturienta y el bebé. Ahora a disfrutar del fluir que también vendrá después. Los niños crecen a una velocidad increíble.
Besos

Anónimo dijo...

Hola Alicia!¿vértigo o felicidad? Yo creo que las dos cosas, los cambios tienen eso de principio y de fin, de despedida y de bienvenida, de vértigo y felicidad...

Álvaro, por desgracia las fechas siempre están puestas y nos rondan...aunque a veces las reales poco tienen que ver con las marcadas...

Anabel, trasmitiré felicitaciones, es raro como irrumpe algo así en tu vida, y cuando consigues asumirlo de repente parece que siempre fue así...

un abrazo!
María a rayas

Anónimo dijo...

Tosabu comenta:

A veces nos sorprenden las personas cuando se tienen que enfrentar a decisiones que parecen superarnos.
Hurra, hurra, y tres veces hurra
por ser valiente.Hazlo llegar a la interesada.
Besitos triples-

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas