martes, 3 de noviembre de 2009

Requiem



Hace mucho que nos cayó la lluvia en aquella ciudad sumergida. A la vuelta yo miraba a la nada en mi habitación sin ventanas y te sentía sobrevolando mi casa como un demonio camino al infierno. Luego llegó el invierno más frío, la cama repleta de silencios, la nostalgia que se quedó para siempre. No quemamos los papeles y sin embargo ardió la hoguera y vinieron los fantasmas y pasó un verano.

Y volvió el día de muertos. Comí buñuelos de trufa, sentí el crujir de mis huesos, felicité a una amiga.

Pensé en mis cadáveres exquisitos y los descubrí podridos, malolientes, olvidados en una caja de zapatos.
Recité de memoria una oración y dejé que sonara el requiem.

6 comentarios:

gemotilia dijo...

Sobrecogida.....

Dejaré que suene el requiem.

Se me pondrán los pelos de punta.

Comeré buñuelos de nata, porque lo de trufa los acabaste.

Y.... esperaré a que la lluvia vuelva a caer en la ciudad.

Álvaro Dorian Grey dijo...

Has dado en el puñetero clavo con la música, joer el todo es genial. Leerlo a la vez que lo escuchas..
saludos y salud

Álvaro Dorian Grey dijo...

El lunes tienes que contar "las acrobacias" del finde...
saludos y salud

Anónimo dijo...

Anónimo dijo....

Qué escrito más envolvente con
música fantasmagórica y relato muy de acuerdo con las fechas que hemos pasado.
Has conseguido sobrecogerme.

Revuelto de besos con buñuelos.

Iris Maria dijo...

sobrecogedor, talan talan que no descuelgue el corazón de musica oprimida... es que la poesia es musica y la poesia ees musica, son indiferenciables
echad un ojo a este musico que mezcla zarzuela con punk, este musico que se llama zeta garcia, lo podeis escuchar aqui
Actuación de Zeta en Tú Sí que vales
http://www.youtube.com/watch?v=mWNukcSK060

Gemma dijo...

Más poesía...
Besos

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas