martes, 18 de diciembre de 2007

Marcella se viste de rayas

Y yo de verde y morado, a mitad de camino entre un árbol de navidad y un encapuchado de semana santa. Así, le ponemos color a un día gris.
A Marcella y a su vestido a rayas la conocí una vez en un museo. Estaba de paso, mirando la nada verde en su sofá verde con su gato blanco acurrucado a los pies. No me miró pero yo vi a través de ella y mucho después la fui a buscar a Berlín, a un barrio residencial sin comercios, sin tráfico, sin chicos jóvenes, rubios y guapos llevando querubines todavía más rubios y guapos del brazo. Era marzo y hacía frío en la ciudad del muro y quien sabe si por eso Marcella no estaba en casa. Así que sólo pude llevarme la foto de su mirada perdida, de su mirada que busca y rebusca. Como yo. Con su vestido a rayas. Con mi falda verde y mi jersey morado. Buscando. Rebuscando. Mirando la nada verde.

9 comentarios:

Raquel dijo...

Mono mono mono... te escrito algo triplemente mono... no te me quejes...

Ya me conoces... tengo una chispa...

Pues eso pequeña, que "cuando no busco encuentro"... te voy a decir lo que me dijo mi amiga Vanesa durante un día de tristeza de esos que tenía yo hace no tanto tiempo...

"El sol está dentro de ti pero eres tú la que te empeñas en nublarlo. Hay que avanzar, no anclarse. Lo pasado fue maravilloso, es pasado y quédate con lo bueno. Pero hay un presente y un futuro y su color depende de ti. La esquina existe y detrás hay alguien esperando para decirte 'ñoñerías' que te encantarán, solo tienes que esperar, pero mientras disfruta de la vida que tiene cosas maravillosas, aunque a veces quieras taparte los ojos y no verlas. 'Cuando no busco, encuentro'..."

María dijo...

ey...quien dijo que hablamos de tristeza? o de pasados? el presente es la nada verde y la llenamos de rayas y nos pintamos de morado y salimos a disfrutar la lluvia al otro lado del cristal.
yo busco y rebusco porque ahí está el camino, porque aún es pronto para encontrarse y porque quedan muchas esquinas que visitar...

gracias por inaugurarme rubia...

AROA dijo...

pero maríaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!
hemos cambiado el rojo por el morado???
y yo sin enterarme, ni enterarme de esto... pero bueno! te voy a linkar! lo hago???
te mando besos!!
guapa!
y sin rayarme

sansopey dijo...

Mu bien Mari! Inaugurando por fin un espacio para perdernos entre tus historias. Y encima yo ya me he encontrado en ésta en aquel barrio residencial en busca de "el puente" y su Marcela a rayas.
Y ya de paso, a ver si nos sirve tb para nuevos hallazgos, siguiendo los pasos que a la jar le han dado tan buenos resultados...jiji. Que tienes que pasar testigo antes de nochevieja, te recuerdo.
Que jodienda ser número 4!
besazo pa ti...

María dijo...

saaaaaaandri...cuanta presion ...parafraseandome a mi misma... "yo así no puedo trabajar"...

oye...que nochevieja es en menos de 15 días...no será demasiado pronto??

Anónimo dijo...

Bauti, creo que soy el primer empadronado en Alcalá que escribe en tu blog, eso tenía que mencionarse. Dicho esto, que es eso de que no sabes que hacer?? Yo lo tengo claro, .......UNITY, ya lo dicen los rastas. Diles a los pinches que nos acompañen, que mas puedes pedir????.

Benja

anonimatus dijo...

Marcela, o será: Marcelo, Marcelo, ven conmigo a la fuente (de Trevi)

De tristeza nada, sólo un cambio de tendencia en todos los sentidos

María dijo...

Herr Martin...esa Anita Ekberg, ese busto...yo también me iría a la fontana con lei, aunque solo fuera para estudiar la (in)gravedad de sus pechos en la Roma de la dolce vita.

ganitas de verte por Madrid...

H.O. dijo...

Todo presente tiene su principio, disculpa si fui demasiado duro con lo de "condenada a la infelicidad", solo era un piropo, ¿no escuchaste aquello de que solo los tontos son felices? Yo creia que la nada solo podía ser blanca o negra... pero que pueda ser verde es mas interesantes.

Suerte.

Cuento a la vista

Cuento a la vista
La parte niña del vestido a rayas